El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Información General

Quienes Somos
Quienes Somos
Tarifas

Directorio de Empresas
Quienes Somos
Quienes Somos
Quienes Somos Obras y Reformas
Quienes Somos Ocio y Diversión
Quienes Somos Hogar y Complementos
Quienes Somos Deportes
Quienes Somos Restauración
Quienes Somos
Distribución Salud y Belleza
Tarifas Tarot
Tarifas

Espacio Ocio
Distribución Cine
Horóscopo
Próximos Eventos
Fiestas Locales
Artículos de Interés
 
Nuestra Revista
Contactar Contactar

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ocio y diversion facebook ocio y diversion twitter


 

 


 


 

 

 





El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


 

El Maresme
Comarca de la provincia de Barcelona, estrecha franja a los pies de las montañas de la Cordillera Litoral. Su orografía la componen las sierras de San Mateo, del Corredor y de Montnegre (las dos últimas forman un parque natural). De playas largas y arenosas donde desembocan una serie de rieras formadas en las montañas anteriormente mencionadas. Mataró es la capital de la comarca, que comprende poblaciones con enorme personalidad y vitalidad: Arenys de Mar, Canet de Mar, Calella, El Masnou, Premiá de Mar, Vilassar de Mar, Tordera o Pineda de Mar, entre otras. Su litoral es conocido turísticamente como la Costa del Maresme.

Arenys de Mar
Arenys de Mar

Mataró
Mataró

Granollers
Granollers

Historia de El Maresme
La unidad geográfica actual, no se corresponde con la habida a lo largo de la historia. El sector desde Montgat a Caldetes (Bajo Maresme) formó parte desde la Edad Media de la diócesis de Barcelona, mientras que el sector entre Arenys de Mar y Tordera (Alto Maresme) lo fue de la de Girona.
El peligro de ataques piratas hizo que las poblaciones antiguas creasen núcleos de población apartados de la costa (denominados de Arriba, Dalt o de Montaña, Munt), mientras que los antiguos barrios de pescadores se convirtieron desde el s. XVIII en núcleos importantes debido a la industrialización.
El aumento demográfico constatado en los últimos cien años es considerable. En 1850, la comarca contaba con 70.547 habitantes, cifra que se mantuvo aproximadamente hasta 1900 (71.671 habitantes). A partir de esa fecha el aumento ha sido constante. En 1930 se censaron 97.056 habitantes y en 1950, 104.163 hab.
A partir de las oleadas de inmigrantes procedentes del sur de España, la población se elevó a 252.862 habitantes (1981).
En 1996 la población era de 318.891 habitantes, pero ahora la comarca está experimentando una segunda gran oleada de inmigrantes, procedentes de África, Sudamérica y China.

Economía en El Maresme
Son de vital importancia para la comarca la industria textil, géneros de punto, metalúrgica, alimentaria y química. Las empresas de la construcción son fundamentales en el desarrollo turístico de la zona. Las empresas de servicios son de especial relevancia ante el permanente aumento del turismo en El Maresme. Parte de la comarca, especialmente el sector sur de Mataró (Bajo Maresme), se ha convertido en una ciudad dormitorio de Barcelona. La agricultura (huerta y floricultura) representa aún un papel importante en la economía de la comarca y en la fisonomía del paisaje.
En los últimos años se ha convertido (por lo benigno del clima y la belleza del paisaje y también por la proximidad de Barcelona) en una comarca eminentemente turística, especialmente el Alto Maresme (Calella, Pineda de Mar, Malgrat de Mar, Arenys de Mar).
Esta comarca dispone de una excelente infraestructura turística, especialmente a lo largo de toda la Costa.

Gastronomía
Vinos de Alella, guisantes de Sant Andreu de Llavaneres, patatas de Mataró, judías y tomates de las huertas de la zona, fresones y las conocidas subastas de pescado de Arenys de Mar, son internacionalmente conocidas.

Geología
Las montañas del Maresme están compuestas de rocas graníticas, la alteración de las cuales ha originado un tipo de arena, el sauló, de gran importancia en la formación de suelos fértiles. La base de las montañas está formada por la acumulación de arcillas y arenas procedentes de las vertientes superiores. El relieve del litoral está formado por playas y acantilados de escasa altura.

Clima
Es del tipo mediterráneo templado. Las precipitaciones medias anuales oscilan entre 600 y 800 mm; las máximas se registran en la sierra del Montnegre y las mínimas en la franja litoral del sur de la comarca, que apenas alcanza los 600 mm anuales. Primavera y otoño son las estaciones más lluviosas. Las precipitaciones suelen ser en forma de chubascos. Las temperaturas son moderadas y se sitúan en torno a 15º de media anual en la costa y 12º en la cima del Montnegre.

Flora
La vegetación está constituida, básicamente, por encinares y alcornocales. En las vertientes superiores de la sierra del Montnegre y en las zonas umbrías predominan los robledales, principalmente del tipo roble africano. El fondo de los valles está poblado por olmos, alisos y sauces. Son de especial importancia, en el Montnegre, las plantaciones de castaños. En las zonas restantes encontramos encinares y pinares alternando con matorrales y brezos. Sin embargo, la mayoría del terreno está ocupado por cultivos, viviendas y urbanizaciones.


GRANOLLERS
Los restos arqueológicos más antiguos que se han hallado en Granollers, datan de hace más de 4.000 años. Aunque los más importantes son los de la Necrópolis de Can Trullás, de época romana. En el año 944 apareció la primera referencia del topónimo Granollers, citado entonces como Granularius Subteriore. En el año 1040 ya tenía reconocida fama el mercado granollerense. Durante los siglos XIII, XIV y XV, la Iglesia, el Señor Feudal de La Roca y la Corona, se disputaron el territorio de Granollers. Por decisión popular, Granollers pasó a formar parte de la Corona. Desde este momento, Alfonso IV declaró la villa como “carrer” de Barcelona (1418). Entre 1462-1472, se produjo una guerra civil que enfrentó a la monarquía de Joan II y a la Generalitat. La villa de Granollers, bajo dominio de los señores de Pinós, tomó partido por la Generalitat. Durante este conflicto (1466) murió en Granollers el Condestable de Portugal, candidato a la Corona catalano-aragonesa. El siglo XVI, trajo cierta estabilidad, el aumento demográfico y la prosperidad del mercado consolidaron el desarrollo de Granollers. De ésta época son la nueva iglesia parroquial gótica de Sant Esteve, construida sobre la románica del siglo XI; el desaparecido Convento dels Caputxins, la Iglesia de Sant Francesc o la Porxada. En 1925 se le concedió el título de ciudad. Durante la Segunda República, la ciudad vivió un proceso de cambio social y político general, con algunos acontecimientos especiales como los Hechos de Octubre de 1934. La Guerra Civil (1936-1939) también se vivió con mucha dureza, sufrió cuatro bombardeos de la aviación italogermana, el primero de los cuales, el 31 de mayo de 1938 , causó centenares de heridos, muertos y mucha destrucción. Uno de los hechos más destacados de la posguerra es la celebración de la primera Feria de la Ascensión en 1943, y que con los años sobrepasó el ámbito local. Fueron años de carencias y de recesión económica y no fue hasta 1952 que se suprimió el racionamento de los productos de primera necesidad. A partir de los años 70, hubo un crecimiento demográfico muy destacado, a causa principalmente de la inmigración y del aumento de la natalidad, que propició un importante incremento de la demanda de viviendas y del desarrollo urbano de la ciudad.

ECONOMÍA
A mediados del siglo XIX la actividad económica de la capital del Vallès Oriental fue evolucionando a partir del desarrollo de las vías de comunicación y se convirtió gradualmente en más industrial y comercial que agrícola. La inauguración del nuevo trazado de la carretera de Barcelona a Vic (1848) y la llegada de las dos líneas de tren (1854 y 1876) fueron las causas principales. A principios del siglo XX, se incorporan a Granollers el Lledoner (1922), segregado de las Franqueses del Vallès, y el municipio de Palou (1928). De esta forma, la ciudad consolidaba la configuración longitudinal con la actual carretera como eje principal. Por otro lado, la crisis del sector textil de mediados de los años 60 dió paso a una industria más diversificada, una de las características destacadas de la economía de Granollers. Actualmente son de importancia, la industria mecánica, electrónica, papelera y de perfumería. En 1991 se inauguraron dos instalaciones deportivas destacadas, el Circuit de Catalunya y el Palau d'Esports, sede de la competición de balonmano de los Juegos Olímpicos de 1992.

PATRIMONIO HISTÓRICO:

LA PORXADA.
El monumento más emblemático de la ciudad se acabó de construir entre los años 1586 y 1587 a partir de un proyecto que había encargado el Consejo de la Vila al maestro Bartomeu Brufalt. Concebida inicialmente como lonja de grano, costó 739 libras barcelonesas. El edificio tiene unas dimensiones de 24 metros de largo por 15,65 de ancho y está formado por 15 columnas de orden toscano que sustentan un tejado de cuatro vertientes. El bombardeo del 31 de mayo de 1938 la dejó muy deteriorada, pero fue restaurada de nuevo al terminar la Guerra Civil. En 1984 cedió una de las jácenas de la vertiente norte procediéndose a la reconstrucción de la cubierta. Coincidiendo con el 400 aniversario de su construcción, en 1986, se iniciaron las obras de remodelación.

LAS MURALLAS.
Se empezaron a construir en 1291 y se levantaron entre 1366 y 1380 bajo el reinado de Pere III. Fueron derribadas a finales del siglo XIX pero se conservan restos de las rehechas en el siglo XVI. Tenían un trazado hexagonal con once torres de defensa y un camino de ronda conocido com "corredossos". Los cinco portales de entrada coinciden con las vías de comunicación que existen: el de Barcelona (Sant Cristófol), el de Caldes (Santa Anna), el de Corró (Sant Antoni), el de Bell-lloc (Sant Roc) y el de la Roca (Santa Esperança).

CAMPANARIO DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE SANT ESTEVE.
Es el único vestigio que queda "in situ" de la antigua iglesia gótica de Sant Esteve, construida en el siglo XV sobre el edificio románico. Es una torre de 34 metros de altura que consta de tres cuerpos, el primero de planta cuadrada y los otros octogonales, con ventanales de tricería trilobulada gótica, coronado por una barandilla con motivos entrelazados. En el Museo de Granollers se conservan ménsulas y capiteles procedentes de la iglesia gótica.

SALA FRANCESC TARAFA.
Este edificio de la calle Corró albergaba el antiguo hospital construído por Bertrán de Seva entre los siglos XIV y XV, que prestó servicio como centro sanitario hasta 1844. El edificio actual conserva la estructura gótica del antiguo hospital. El año 1926 fue remodelado por Joaquim Raspall para convertirlo en biblioteca, el interior se decoró con motivos vegetales y vitrales modernistas. En la fachada principal se reutilizaron dos ventanas góticas adquiridas a Felip Blanchart y se abrió el rosetón.

LA CASA DEL CONDESTABLE.
De la antigua casa de los Tagamanent, hoy sólo queda la parte central del antiguo palacio del siglo XV, situado en la calle Sant Roc. En este edificio murió en 1466 el Condestable Pere de Portugal y por eso se conoció popularmente como la Casa del Condestable. Son de especial interés, en la fachada principal del edificio, el portal de entrada con arco de medio punto, el ventanal gótico y la ventana conopial lobulada de la segunda planta.

AYUNTAMIENTO.
Situado delante de la Porxada, el edificio del Ayuntamiento ha cambiado mucho desde su creación como Casa de la Vila a finales del siglo XVI. Entre 1902 y 1904 el arquitecto Simó Cordomí reformó el antiguo edificio. Los elementos formales y de decoración dan al conjunto del edificio un carácter neogótico.

HOSPITAL-ASILO.
Conjunto de edificios de 1919, situado en la avenida Francesc Ribas. Dos torres mirador unen los dos pabellones laterales que tienen elementos formales y decorativos de estilo modernista. El edificio fue construído a partir del proyecto de Josep M. Miró Gibernau.

FLORA
El encinar de can Ferrán es el paraje natural más extenso del municipio con 6,2 hectáreas, presenta un potencial de regeneración importante, es destacable el ambiente sombrío que se crea bajo los árboles. Este aspecto poco alterado hace que en este lugar, más que en ningún otro sitio, se tenga la sensación de estar dentro de un espacio natural.
Destacan algunos ejemplares de encinas, y el roble martinenc. Encontramos un excelente mirador sobre el valle del Tenes y sus municipios. De sur a norte podemos identificar Parets del Vallès, Lliçà de Vall, Lliçà d'Amunt, Santa Eulàlia de Ronçana, Bigues i Riells y l'Atmella del Vallès. Al fondo, en un día claro, se ve Montserrat (1236 m), Sant Llorenç del Munt (1101 m) y los cingles de Gallifa i de Bertí.